martes, 13 de abril de 2010

Familia-escuela. Punto de vista de la escuela.

Las educadoras tienen una tarea compleja en la actualidad, no sólo se reqauiere que enseñen unos conocimientos determinados sino que se les demanda brindar una educación integral amplia, insertarse en el entorno en el que dan clase y atender a las necesidades y requerimientos de los padres. A algunos de ellos este conjunto de tareas les sobrepasa y no se sienten preparadas para llevarlas a cabo.
Con respecto a la relación familia-escuela, a menudo se sienten inquietas por la injerencia de los padres en su trabajo lo que les conduce a poner en práctica estrategias que les permitan delimitar su territorio y definir los roles que corresponden a cada uno.
Según Montandon (1989), clasifica a las educadoras en cuatro grupos según sean los contactos que mantienen con las familias:
Minimalistas: Se atienden a un mínimo estricto, una entrevista individual en caso de dificultad del niño/a, una reunión de padres. Un 25% de las educadoras que encuestó pertenecían a este grupo.
Polivalentes: Poseen un basto repertorio de encuentros, formales y/o informales, individuales y/o colectivos para enriquecer su relación con las familias de sus alumnos. Constituían un poco menos de la mitad (47%) de las y los encuestados.
Individualistas: Prefieren los encuentros individuales y no conceden importancia a las actividades colectivas. Un 16% se ubicaban en este grupo.

Informales: Este grupo comprende a las educadoras que tienen contactos con los padres pero de carácter informal, fiestas, salidas...

Ven a los padres con frecuencia pero sin fijar entrevistas. Un 12% de los encuestados se situaban aquí.

Tipo de educadors según su estilo de práctica:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada