lunes, 29 de marzo de 2010

Moraleja de "El niño pequeño"

Podemos aprovechar este cuento para destacar dos puntos claves que hemos de respetar como educadoras:
  • Es importante que desde pequeños, enseñemos a los niños y niñas a pensar por sí mismos, expresando sus propias ideas, sentimientos, emociones, necesidades, intereses, etc. No hay que coartar su creatividad, sino explotarla al máximo.
  • Es importante respetar el color de los pensamientos y los sentimientos de los niños y niñas ya que esto les hace ser genuinos y únicos ante los demás. En nuestras manos, como maestras y maestros, está el permitir a los niños que se desarrollen autónomamente en un clima de linertad, de manera que se conviertan en personas con mentes creativas y no con mentes qeu sólo vean "flores rojas con tallos verdes".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada