sábado, 17 de abril de 2010

Conocer medidas de intervención en los casos de detección de trastornos con los padres y con los niños/as en el ámbito escolar.

En este apartado nos referiremos a la tarea que el educador ha de realizar en el colegio y respecto a la familia. La patología relacionada con el sueño en la Infancia debe ser abordada de la misma maneraque cualquier otro problema .

El profesor ha de saber que los problemas del sueño en los primeros 18 meses de la vida suelen ser circunscritos y no se relacionan con otros problemas de comportamiento. Sin embargo, a partir de esa edad los niños con problemas del sueño suelen tener otros problemas de conducta a
los tres e, incluso, a los 5 y 10 años.

Al igual que los adultos, los niños con falta de sueño también sufren unas consecuencias. Se ven afectadas:
- La función cognitiva
-La función motora
-El estado de ánimo
Así disminuye la atención y el autocontrol, necesitando más esfuerzo y motivación para realizar las tareas.

Los niños en edad escolar ante la pérdida de sueño, a corto plazo responden sin mostrar somnolencia, lo hacen de forma totalmente contrario .Así pueden presentar:
- Irritabilidad
- Inquietud
- Baja tolerancia a la frustración
- Déficit de atención
- Disminución del rendimiento escolar
- Fracaso escolar...

El educador intentará orientar a los padres sobre la hora habitual de acostarlo y dormirlo, en qué consiste el ritual del pre sueño, qué medidas se toman para ayudarle... Para ello son de mucha ayuda la realización de los diarios o registros del sueño a realizar durante dos semanas por la familia. Esto como mínimo ayuda a los padres a organizar estrategias y su forma de actuar ante el problema.
Técnicas de modificación de la conducta para ayudar a resolver los trastornos de sueño.
La primera de estas técnicas se conoce como reforzamiento. Consiste en estimular e incrementar conductas deseables por el procedimiento de premiarlas cada vez que ocurre mediante la aprobación, pequeños privilegios, etc. Con la extinción se pretende eliminar las conductas y acciones de los padres que favorecen la aparición y mantenimiento de los trastornos del sueño.
El modelamiento consiste en modelar la conducta del niño de forma gradual modificando las conductas indeseables hasta llegar a la deseable.
El objetivo de la atenuación es la supresión gradual de ayudas externas y artificiales con la finalidad de que el niño logre conciliar el sueño de un modo más espontáneo.
Es aconsejable que el educador dé las nociones básicas a los padres de cómo registrar detalladamente el patrón de sueño del niño durante dos semanas. Diariamente se deben
apuntar los siguientes aspectos:
-Hora en la que el niño se acuesta.
-Hora en que concilia el sueño.
-Si se despierta a primeras horas de la noche:
- Hora en la que se despierta.
- Motivos, si son aparentes (por ejemplo, sed).
- Hora en que vuelve a conciliar el sueño.
-Si se despierta a altas horas de la noche:
-Hora u horas en que se despierta.
-Posibles causas.
- Hora en que vuelve a conciliar el sueño.
- Hora en que se despierta por la mañana.
-Humor, estado de ánimo al despertarse. Este aspecto se puede registrar mediante un sistema de puntos en el cual 1 corresponda a muy triste, irritable y de mal humor, y 10 a muy contento y feliz.
-Horario y duración de siestas diurnas.
-Que hacen los padres cuando el niño se despierta.
-Así se puede contemplar el patrón de sueño objetivamente, tal y como ocurre. Quizás se descubra un patrón de despertar muy claro. Un registro detallado aporta información que permite a los padres modificar algunas de sus conductas determinadas situaciones y momentos y así contribuir a que las cosas mejoren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada