martes, 6 de abril de 2010

Educar hoy... es distinto

Nos encontramos en una sociedad cambiante y rica. Nunca antes se haían producido tantos cambios en el ambiente, en la escuela y en la familia.
Existe una preocupación generalizada que ha supuesto el desarrollo de instrumentos pedagogías innovadoras que abren horizontes esperanzadores y positivos; pero hay que conocerlas.

EL AMBIENTE
Los medios de comunicación (tv, radio, cine, prensa, etc,) tienen una influencia muy grande y no siempre transmiten los valores positivos para el niño.
Por otra parte, las relaciones humanas en la empresa, los problemas de comunicación de trabajo en equipo, la responsabilidad, de aprovechamiento del tiempo, de calidad en el trabajo, de ética en el trabajo, de compañerismo, de motivación, etc. son de fácil aplicación dentro de la escuela y de la familia y sus respectivos trabajos.
La familia como primer ámbito educativo necesita reflexionar sobre sus pautas educativas y tomar conciencia de su papael en la educación de sus hijos. Es muy compleja la realidad actual, y esto repercute en la vida del niño, de ahí surge la necesidad de una formación específica en el nuevo campo pedagógico.

LA ESCUELA
La escuela pasa a convertirse en un entre donde se enseña lo que dictaminan unos pocos. Sin embargo, hay colegios que han apostado fuerte por la formación integral de la persona, con enseñanza de la mayor calidad y formación para sus alumnos en valores sociales, que hacen un estfuerzo innovador permanente, incorporando los avances científicos y tecnológicos. El niño comienza su trayectoria educativa en la familia que la escuela complementa. Por tanto, familia y escuela son dos contextos próximos en la experiencia diaria de los niños, que exige un esfuerzo común para crear espacios de comunicación y participación de forma que le den coherencia a esta experiencia de crecer siendo feliz. De la coordinación y armonía entre familia y escuela va a depender el desarrollo de personalidades sanas y equilibradas, y esta conducta influirá en las relaciones sociales y en la convivencia en grupo, que concluirá a una nuevo estilo de vida. Familia y escuela tienen el objetivo común de encaminar al niño/a al desarrollo de todas sus capacidades teniendo en cuenta sus intereses y nivel de desarrollo: adquirir hábitos, ser autónomos, desarrollar el lenguaje o la motricidad, son algunos de los objetivos. Jugar, tocar, manipular, saborear, corer, hablar, percibir, etc. son la base de las actividades llevadas a cabo por el niño/a, y como maestras queremos educar dejando que el niño/a actúe sobre el medio proporcionandole materiales que le interesen, motiven y estimulen su aprendizaje de forma divertida y disfrutando con lo que aprenden.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada