jueves, 15 de julio de 2010

“Inteligencia emocional”

Nuestro cerebro se divide en dos hemisferios, cada uno de ellos destinado a actividades específicas y que actúan de manera distinta, por ello sobre la inteligencia podemos diferenciar la inteligencia racional y la inteligencia emocional. Según el grado de influencia de nuestro hemisferio predominante, seremos más racionales o emocionales.

En el proceso educativo los estímulos que ponen en marcha las respuestas emocionales deben ser compensados con aquellos otros que hacen que actúen lo racional, buscando así un equilibrio.

Hay que crear experiencias educativas que permitan al maestro prepara situaciones en las que los alumnos usen y amplíen la comprensión de los temas a través de una experiencia en la que ellos puedan participar y ayuden a crear.

La educación completa será la que atienda al desarrollo de todos los sentidos, hablando de ello de una educación multisensorial, en la que desarrollemos la fantasía de los alumnos, a través de los cuentos oídos y leídos, con ellos conseguimos sentar las bases de la formación de un mundo emocionalmente sano.

La inteligencia constituye un asunto personal y emocional. El lenguaje se localiza en el hemisferio “racional”, por tanto en educación el uso del lenguaje debe tener significado, ser evocador y cree a partir de experiencias vividas por los propios niños, esto se localiza en el hemisferio “emocional” (derecho), y carga a los niños situaciones de emociones y sentimientos.
· Competencias emocionales principales (según Goleman):
o El conocimiento de las propias emociones.
o La capacidad de controlar emociones.
o La capacidad de motivarse a uno mismo.
o El reconocimiento de las emociones ajenas.
o El control de las relaciones.

Según estos datos, podemos decir que un niño emocionalmente sano tiene una buena autoestima personal, llega a lograr el dominio de sí mismo. Es importante que este niño, y todos los niños, logren un control de las emociones.

Los niños captan fácilmente las emociones de los adultos y esto puede influir en ellos y sufrir algún tipo de angustia empática debido a la influencia de las emociones del ambiente adulto. El lenguaje de los gestos, de la expresión plástica, del arte…introducen de manera inconsciente en el mundo de las emociones infantiles por lo que debemos prestar atención a ellas y descubrir cuál es el grado de desarrollo de la inteligencia emocional de los niños.

Las personas que poseen un alto grado de inteligencia emocional suelen ser socialmente equilibrados, extrovertidos, alegres, poco predispuestos a la timidez y a evadir las preocupaciones, y hacen amigos rápidamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada