martes, 6 de abril de 2010

Consejos sobre la realización del masaje infantil

  • Una vez que se comienzan las técnicas del masaje es aconsejable realizarlas de manera regular (una o dos veces al día), pues solo la constancia y la regularidad, permiten obtener el resultado deseado.
  • La duración del masaje puede ser desde cinco minutos a veinte minutos, depende si se realiza de manera parcial o completa. En todo caso será el bebé el que decidirá cuando ha de finalizar.
  • Los movimientos los remitiremos varias veces en cada zona.
  • Las presiones han de ser seguras pero suaves.
  • Cuidaremos los movimientos del masaje en zonas delicadas (abdomen).
  • Mantener las manos sobre el cuerpo del bebé cuando no estemos masajeando y siempre el contacto con la mirada.
  • Siempre que el bebé llore nos detendremos, hemos de intentar tranquilizarle y esperar que se calme, después continuaremos el masaje.
  • El masaje no debe limitarse a trabajar con las manos sino que hay que dedicarle al pequeño todos nuestros pensamientos, toda nuestra energía, toda nuestra atención y nuestro amor.
Para terminar, no olvidemos que el masaje puede practicarse y ser recibido durante toda la vida infantil y adulta y que los niños que han sido tocados y acariciados, de mayores son personas más seguras y compasivas hacia los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada